961 198 630 | info@netllar.es

Nethits Netllar Nethits Netllar Nethits Netllar

¿Te imaginas que tu nevera te avise de que ciertos alimentos van a caducar?

¿O que tu camiseta controle tus pulsaciones?

¿Y que los wc analicen tu orina y te recomienden la dieta alimentaria más adecuada?

Todo esto no es ciencia-ficción, sino el futuro cada vez más cercano. Es el llamado ‘Internet de las cosas’ (Internet of things o IoT). A medida que más cosas, personas, y datos se conecten, el poder de Internet (que es en esencia, una red de redes) crece exponencialmente.

internetcosas

En definitiva, para entender de qué va el Internet de las cosas es importante conocer que desde hace unos 30 años se viene trabajando con la idea de hacer un poco más interactivos todos los objetos de uso cotidiano. Ideas como el hogar inteligente, también conocido como la casa del mañana, han evolucionado Cialis Online (Tadalafil) – Rem… antes de que nos demos cuenta en el hogar conectado para entrar al Internet de las cosas.

El Internet de las cosas potencia objetos que antiguamente se conectaban mediante circuito cerrado, (comunicadores, cámaras, sensores, etc) y les permite comunicarse globalmente mediante el uso de la red de redes.

Pero, ¿cómo es posible que funcione?

Pues gracias al sistema RFID (identificación por radiofrecuencia), y la integración de chips muy pequeños en cualquier objeto del hogar, del trabajo o de la ciudad para poder procesar y transmitir información a partir de él constantemente.

Si tuviéramos que dar una definición del Internet de las cosas, probablemente lo mejor sería decir que se trata de una red que interconecta objetos físicos valiéndose del Internet. Estos objetos se valen de sistemas embebidos, o lo que es lo mismo, hardware especializado que le permite no solo la conectividad a Internet, sino que además programa eventos específicos en función de las tareas que le sean dictadas remotamente.

También hay aplicaciones del Internet de las Cosas para el transporte, la industria energética, y prácticamente todos los sectores comerciales. Como hemos dicho, el gran pendiente es el mercado de consumo, o lo que es lo mismo, los hogares, un lugar al que probablemente es cuestión de tiempo para que veamos la gran explosión del IoT.

El concepto nació en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), y se considera una revolución en las relaciones entre los objetos y las personas, incluso entre los objetos directamente, que se conectaran entre ellos y con la Red y ofrecerán datos en tiempo real.

Dicho de otra manera, es la digitalización del mundo físico a todos los niveles.

En 2008, el número de dispositivos conectados a internet superó al de personas. Pero el año del despegue se espera que sea 2020. En ese momento, entre 22.000 y 50.000 millones de dispositivos se conectarán a Internet con el fin de proporcionar a los ciudadanos una serie de servicios y aplicaciones inteligentes sin precedentes.

Acerca del Autor

prensa